4.10.09

Muller con sorriso e flores

Hoxe deixounos Mercedes Sosa.

No seu espazo de internet lemos esta agarimosa carta da súa familia. Reprodúzoa porque moitos nos sentimos tamén parte dela (da familia). Da súa man aprendimos. Coa súa voz cantamos... ¡aínda nos soa nos oídos para sempre o teu Gracias a la vida!


E, hoxe: chorámoste.


Somos los nietos, los hermanos, los sobrinos, el hijo de quien fue para nosotros algo más y distinto que una gran artista popular. Con ella compartimos la vida, las alegrías y las angustias privadas. Porque esa gran artista fue además nuestra abuela, nuestra hermana, nuestra tía, nuestra mamá. Es por eso que queremos llegar a ustedes desde ese lugar íntimo, lejos de la severidad y la dureza de los comunicados oficiales: porque sabemos que también la quisieron y la siguen queriendo aún mucho más allá de la cantante y de la artista que los acompañó tantas veces, a la que han hecho parte de su familia aún sin tener lazos de sangre.
Es desde este lugar que queremos contarles que Mercedes -la mamá, la tía, la abuela, la hermana-abandonó este mundo el día de hoy. Pero también queremos decirles que estuvo siempre acompañada-inclusive cuando ya no podía saberlo- por un desfile interminable de amigos y artistas populares, y en cada uno de ellos: Ustedes. Y que a pesar de lo triste de cualquier agonía, pasó esos últimos momentos en paz, peleando aguerridamente contra una muerte que terminó ganándole la pulseada.
Por cierto estamos conmovidos y queremos compartir con ustedes esta tristeza. Aunque, al mismo tiempo, nos queda la tranquilidad de que todos hicieron lo posible- incluida nuestra Negra- para quedarse un ratito más entre nosotros.
Lo que más feliz la hacía a Mercedes era cantar. Y seguramente ella hubiera querido cantarles también en este final. De modo que así queremos recordarla y así los invitamos a hacerlo con nosotros.
Infinitas gracias por ese acompañamiento que jamás dejó de estar presente.
Familia de Mercedes

2 comentarios:

MESTURAS dijo...

Non sabía eu...grazas Olga. Vou utilizar o teu post, co teu permiso.
bicos
charo

olga dijo...

Pois si, Charo. Aló vai (outra vez) unha testiga dunha parte da nosa vida. Alguén que formou a nosa alma e os nosos gustos, alguén que acompañou os nosos sentimento póndolles palabras. Aló vai.
Chorámola e cantámola.
bicos